Close

Klersen Irrigador Dental con conexión a grifo. No necesita electricidad

Nuevo

Llega donde el cepillo dental no consigue llegar y completa tu higiene bucodental de la forma más eficaz con Klersen.

Irrigador bucal portátil sin depósito. Limpieza profunda de dientes y encías ayudando a evitar problemas de inflamación. Incluye 3 boquillas (set familiar).

Más detalles

Más información

El irrigador dental Klersen está especialmente indicado en los casos de:

  • Brackets: el irrigador facilita la limpieza de brackets y retenedores. El chorro de agua llega a las zonas que el cepillo dental o interdental no llega.
  • Implantes: Las personas que tienen implantes dentales necesitan una excelente higiene bucal y esto se consigue con la potencia del chorro de un irrigador dental.
  • Prevención de caries: las bacterias que provocan caries se encuentran en la zona interdental y se aprovechan de los restos de comida para crear una placa bacteriana que es fácilmente destruida con el irrigador Klersen.
  • Problemas periodontales: la inflamación de encías es un problema común que se produce a partir de las bacterias que se acumulan entre los dientes y encías. Para poder eliminar la inflamación se recomienda el uso diario del irrigador dental.

Características del Irrigador dental Klersen

  • Fácil de manejar. Una vez montado en el grifo, ábrelo y comienza a limpiar tus dientes inmediatamente.
  • Higiénico. El agua que usa el irrigador dental Klersen viene directamente de la red de agua corriente. Sin tanque de agua, sin agua estancada y sin gérmenes.
  • Sostenible y ecológico. No requiere electricidad, batería o pilas. Solo utiliza el agua necesaria.
  • Graduable. La temperatura del agua se puede ajustar, adaptándose a cada persona.
  • Máxima presión. La potencia del chorro de agua se adapta a tus necesidades ya que no hay pérdidas de presión.
  • Portátil. Debido a su bajo peso y tamaño, lo puedes llevar cómodamente en tus viajes.
  • Accesorios: 3 boquillas, adaptadores estándar y especiales, llave de ajuste, anillas de goma y un colgador. Incluye todo lo que necesitas.

Modo de empleo

Una vez montado en el grifo donde se quiera utilizar:

Paso 1: Inclínese para evitar no salpicarse. Comience con una presión baja hasta que estés acostumbrado al irrigador dental, regulando la fuerza del chorro y su temperatura.

Paso 2: Dirija el chorro de agua en ángulo recto hacia los dientes y hacia los espacios interdentales para eliminar los restos de comida (siempre "de la encía hacia el diente").

Paso 3: Guíe suavemente el chorro de agua a la línea de unión de la encía con el diente haciendo leves pausas para intensificar en esas zonas la limpieza. Esto eliminará la placa restante, oxigenará esas zonas poco accesibles en un cepillado normal y eliminará las bacterias dañinas.

Advertencias

El uso de este producto es exclusivo para dientes y encías. No utilizar para oídos, ojos o nariz.

Este producto es apto para adultos y niños a partir de 10 años. En caso de utilizarlo un menor de 10 años, siempre bajo supervisión de un adulto.

4 productos más en la misma categoría:

Close